• Ha salido positivo ¡buenas noticias, estás embarazada! Pero un momento, a partir de ahora, ¿puedes seguir practicando deporte o se te ha acabado el rollo durante unos meses? Si haces ejercicio habitualmente la respuesta es sí, aunque con una serie de condiciones que debes consultar con tu ginecólogo. Por el contrario, si no haces deporte y quieres empezar a entrenar, será mejor que esperes un poco hasta que nazca el bebé.

     

    Ángel Merchán, entrenador en Homewellness Madrid, apuesta por el Pilates adaptado al embarazo: “Los ejercicios que se plantean ayudan a mejorar la postura de la columna vertebral. Durante la gestación, y a medida que va creciendo el bebé, es frecuente que la mujer sufra ciáticas, lumbalgias e incluso hernias discales”. Con el Pilates podrás fortalecer la musculatura de la espalda y de los glúteos fundamentalmente. “Una parte importante de los ejercicios que se realizarán en Pilates estarán orientados al trabajo de la musculatura del suelo pélvico que facilitará la recuperación post parto”, apunta Merchán. En cuanto a los ejercicios tumbados boca arriba, en el tercer trimestre deberán ser adaptados o bien limitar la posición a 1 minuto, puesto que el peso del útero puede oprimir la vena cava inferior en dicha posición.

    Además de Pilates, Merchán recomienda practicar ejercicio aeróbico, “siempre y cuando la frecuencia cardíaca no sobrepase las 150ppm y el ejercicio no implique impactos como saltar o correr” De hecho, agrega, “es mejor andar, elíptica o bicicleta estática”.

    “Como ejercicio aeróbico y también de tonificación es recomendable la natación, pero siempre y cuando tengas una técnica aceptable antes del embarazo”.

    En resumen, estos son los beneficios de hacer deporte durante el embarazo: - Mejorarás la postura.- Previene lesiones de espalda.- Facilita el post parto.

    Vía Women's Health