• Practicar yoga a partir de los 60 años ayuda a mejorar el equilibrio y tener menos riesgo de caídas

    21 Jan 2016 | News Yoga | RespiraFit

  • lady-doing-yoga

    Investigadores de la Universidad de Sydney, en Australia, han visto que practicar yoga a partir de los 60 años puede ayudar a mejorar la movilidad y, seguramente, a prevenir posibles caídas ya que favorecen un mejor equilibrio, según los resultados de un trabajo publicado en la revista ‘Age and Ageing’.

    “Estos resultados son emocionantes pero no particularmente sorprendentes, ya que hay otras investigaciones previas con ejercicios similares como el Tai Chi que también han demostrado que pueden mejorar el equilibrio y la movilidad en personas mayores”, ha reconocido Anne Tiedemann, autora principal del estudio.

    En este caso, esta experta admite que la principal novedad son las “mejoras significativas” conseguidas en el equilibrio y la movilidad mediante programas relativamente cortos de yoga, de una media de 20 horas de clase.

    Los investigadores analizaron seis estudios con un total de casi 300 participantes en los que pretendían analizar cómo el yoga afecta al equilibrio en hombres y mujeres de más de 60 años. En cinco de ellos los participantes vivían todavía por su cuenta y sólo uno se centro en mayores que estaban en residencias.

    Aunque algunos no especificaban el estilo de yoga utilizado, todos contaban con un profesor cuya formación estaba acreditada y se sirvieron de diferentes artículos como mantas, sillas, almohadas o esterillas. Las clases duraban entre 60 y 90 minutos y se daban una o dos veces por semana, prolongándose durante dos a seis meses.

    Los participantes asistieron a un 82 por ciento de las clases, una tasa elevada en comparación con otros programas, según reconoció Tiedemann.

    En términos generales, el yoga se vinculó a una pequeña mejora en el equilibrio y una mejora media de la movilidad –en aspectos como la velocidad al caminar y la facilidad para levantarse de la silla– aunque los autores estaban realmente interesados en saber qué efectos podía causar en el equilibrio, que puede mejorarse con actividades de pie.

    Tres estudios informaron de eventos adversos menores durante la práctica el yoga, como dolor de rodilla, dolor en la parte baja de la espalda o distensiones musculares leves. No obstante, no analizaron los problemas de salud o las caídas posteriores, por lo que los autores no pueden concluir que el yoga reduzca el riesgo de caídas y deberá analizarse en futuros estudios.

    No obstante, asegura Tiedemann, la falta de equilibrio y la pérdida la movilidad con la edad hace que el riesgo de caídas aumente significativamente después de los 65 años.

    “La pérdida de equilibrio y la movilidad están vinculados a las caídas, así como la pérdida de independencia y una menor calidad de vida a estas edades, por lo que nunca es tarde para empezar a mejorar el equilibrio”, ha explicado, que no obstante aconseja consultar con el médico de cabecera antes por si pudiera haber alguna contraindicación en función del estado de salud de cada uno.